Taxi…!!!

Screenshot_20180207-123933Nadie más que nosotros mismo nos pertenecemos… ni hijos, ni padres, ni hermanos, ni amigos… nadie es de nuestra propiedad. Partiendo de esa base y haciendo un esfuerzo sobrehumano se aplican las leyes del desapego.

Te quiero, si. Te seguiré queriendo, probablemente de otra manera, quizá desde el agradecimiento por las cosas vividas y el tiempo compartido. Gracias. Pero si quieres irte, te dejo marchar. Las puertas de mi amor están siempre abiertas y son tanto para entrar como para salir, eso lo dejo a libre elección. También  conlleva un aprendizaje forzoso, saber separar el interés y el cariño o la lealtad y es un camino solitario, pero en la meta están los frutos de la comprensión.

Dejo marchar a quien decida irse, yo me quedo en el mismo lugar y con los mismos principios por si decide volver renovado después de aprender lo que sea necesario. Yo por mi parte también  me apuntaré la lección y me la grabaré a fuego. Aprender de todo es un privilegio de muchos que pocos saben apreciar.

Aquí les espero, o allí, no lo sé exactamente.

Todo pasa por algo…

Hoy es un día especial… Y me he topado con está foto del tatuaje de mi amiga Alicia. Unas de esas casualidades nada casuales que nos rodean.

Algunos sabréis a que me refiero.

Los cambios asustan, es algo innegable. Hoy es un día más de cambios en mi vida profesional actual, un día de evolución, de aprendizaje.

Lo que empezó como una mañana de miedo e incertidumbre, una vez procesado, se ha convertido en un momento para crecer y descubrir cosas nuevas.

Agradezco todo lo anterior, la experiencia y los conocimientos.

Una puerta se cierra, pero se abre una ventana con nuevas ideas que se han creado en la cabeza de quien menos podía sospechar, gracias Vanessa.

Ahora a evolucionar y a conseguir nuevos retos y metas, cuanto menos ambiciosos, para lograr el objetivo.

Escribir…

Porque todo pasa por algo, sí, pero lo siguiente será mejor.