Aunque tu mente esté confundida tu corazón siempre sabe la respuesta…

https://rincondeltibet.com/blog/p-aunque-tu-mente-este-confundida-tu-corazon-siempre-sabe-la-respuesta-26100

Muchas veces nuestra mente estará llena de incertidumbre, generándonos la intranquilidad que acompaña a la inseguridad, de no saber qué va a pasar, no estar claros qué decisión debemos tomar o sencillamente no poder entender un determinado escenario.

Sin importar en qué posición nos encontremos, nuestra mente que desea protegernos a través de mecanismos que no siempre nos proporcionan tranquilidad y bienestar, sino que por el contrario nos colocan en frente las situaciones imaginarias más catastróficas posibles, invadirá nuestro ser de confusión, llegando inclusive a colocarnos en un estado de angustia.

ania-tomicka_profile

No desesperes, mientras más aturdido estés, con mayor dificultad podrás obtener las respuestas que necesitas. Solo debemos relajarnos, dejar de buscar, de indagar, solo pausar nuestra mente, darle calma, solicitarle amorosamente que le permita el paso a esa parte de nosotros que siempre tiene las respuestas y que quiere colocarnos en el sitio donde nos corresponde estar.

El corazón ha sido el elegido por diversos motivos para ser el receptáculo de nuestra alma, es por ello que siempre escuchamos cosas como: ver con los ojos del corazón, dejar que el corazón actúe por nosotros, etc. Con ello lo que se pretende es sencillamente darle paso a que nuestra parte espiritual tome el control, actúe más allá de nuestra mente y nuestros sentidos.

mujer ojos cerrados

Solo cuando nuestros pensamientos y emociones callan, cuando dejamos de identificarnos con su presencia y efectos, es cuando podemos prepararnos a escuchar esa parte esencial de nosotros, que siempre está allí, enviándonos señales, pero solo podemos realmente captar cuando no existe la interferencia de la mente.

No podemos estar en un estado de “no mente” permanentemente, ni siquiera por períodos prolongados de tiempo. Pero unos pocos instantes de esta conexión mágica, nos serán suficientes para guiar nuestros pasos, para alejar las dudas, para sentirnos capaces de llegar y hacer lo que queramos, siempre y cuando esto sea favorable para nuestra evolución.

¿Cómo logramos callar nuestra mente?

Mujer-sintiendo-con-los-ojos-cerrados

Básicamente vivir en el presente es la clave, no se trata de no proyectarnos a futuro, significa, dejar de preocuparnos por algo que no nos está ocurriendo, significar estar presente en lo que hacemos, enfocarnos en eso y nada más, suena sencillo, pero si tomamos cualquiera de nuestros momentos diarios, nos daremos cuenta de que nuestros pensamientos, como animales salvajes, van de un sitio a otro, sin ningún tipo de control aparente.

Por lo que necesitamos hacernos el hábito de concentrar nuestra atención en lo que vivimos, en la experiencia presente, captando cada sensación, cada estímulo a través de nuestros sentidos, los aromas, la temperatura, los colores, los sonidos, cualquier detalle, apreciando todo tal y como es, más allá de ponernos a pensar en cómo nos gustaría que fuese o cualquier otra cosa.

Evidentemente la meditación siempre es un buen recurso, hay muchas técnicas para establecer la calma en nuestra mente a través de ella y mientras más constantes seamos con nuestra práctica, mejores respuestas obtendremos, especialmente las que vienen de nuestro corazón, que siempre nos llevarán a donde debemos estar.

Por Rincón del Tibet

Libertad

Contratos familiares: códigos que nos impiden ser lo que somos.
Estos “códigos” están situados en lo más profundo de nuestras mentes en forma de creencias y de todo tipo de inhibiciones que nos paralizan.

Un contrato es un acuerdo entre dos partes que se comprometen a dar algo y a recibir algo a cambio. Pero no todos los contratos están sobre papel, ni siquiera son verbalizados, ni tampoco todos están en el plano de la conciencia. Más aún, como en el caso del nombre, hay contratos que aceptamos en desigualdad de condiciones porque se “sellan” en la más tierna infancia: el niño intuye que el incumplimiento implica no ser querido, lo que significa la muerte. Nuestro cerebro más primitivo nos dicta la orden de obedecer cuando la amenaza es ser expulsado del clan familiar.

Estos contratos pueden afectar a nuestros cuatro egos:

Ejemplos de contratos intelectuales:

Muchas de las creencias que tenemos son contratos que mantenemos con nuestro árbol genealógico, ideas que se nos han transmitido desde nuestros bisabuelos y que no podemos cuestionar. (Debemos deshacernos de cualquier creencia que no sea bella y útil)

a) “Serás abogado, como los hombres de provecho de esta familia”
(En árboles donde el artista es considerado como un muerto de hambre, que en realidad no sabe hacer nada)

b) “En esta casa se habla cristiano”
(No me salgas con querer estudiar lenguas…sólo hay que hablar la lengua materna)

c) “Eres torpe como tu madre”
(Una profecía que actúa como una maldición que acaba cumpliéndose…)

d) “En la vida debemos dejar las cosas igual que nos las hemos encontrado”
(Señal evidente de que el árbol se ha estancado…)

e) “Un hijo nunca debe superar a un padre”
(Una locura absoluta que se conecta con la neurosis de fracaso)

Los contratos intelectuales son como las “ideas irracionales” que describe Albert Ellis, raíces de nuestras emociones perturbadas y comportamientos desajustados. La psicogenealogía conecta con su famosa y en muchos casos efectiva RET (Terapia Racional Emotiva), en el sentido que la familia configura un esquema de creencias tóxicas que nosotros adoptamos por lealtad a ella y que se mueven en cuatro ejes fundamentales:

*Si no tienes lo que necesitas, te mueres. (“Si mi novio me deja, me muero”)
La herencia tóxica es confundir la necesidad con el deseo. Si no tienes alimento, te mueres, pero si deseas a tu novio y no lo tienes, sigues viviendo…

*Esto es horrible (“Es horrible que tenga que cancelar mis vacaciones”)
Se juzga en exceso. No hay nada categóricamente malo o bueno. Hay hechos que nos causan más o menos dolor. Si ordenamos los hechos dolorosos de 0 a 10 y en el 10 ponemos la muerte de un ser querido, ¿cómo valoraremos cancelar una vacaciones?

*No lo soporto (“No soporto la soledad”)
Hay situaciones que matan, son insoportables. Creer que algo es el límite entre la vida y la muerte nos hace sentirnos agonizantes cada vez que eso sucede. Eso lleva a preferir un desastre de relación amorosa, la soledad está prohibida por el árbol, porque es acercarse a la muerte.

*Si sucede algo malo es que hay un culpable y tiene que ser condenado. La familia nos enseña a juzgar y buscar culpables en los que descargar la responsabilidad de lo que pase, o a culparnos a nosotros mismos. Los acontecimientos no son una confluencia de factores, nada tiene una única causa. Si nos sentimos culpables de algo, la mejor medicina es una fórmula con tres elementos: la aceptación, la reparación y el aprendizaje de lo sucedido para evitar en lo posible repetir el mismo error en el futuro.

Ejemplos de contratos emocionales:

Suelen venir en formato de inhibiciones emocionales. Muy asociados a los niveles de consciencia infantiles…

a) “No crezcas”
(Si se hace mayor un día abandonará a sus padres. Esta orden lo mantendrá con una edad emocional de 10 años para el resto de su vida)

b) “Aquí somos del Madrid”
(Desde el primer mes de vida el niño es socio del club. Cuando crece no tiene alternativa, si no le gusta el fútbol o no es madridista, será considerado un traidor o un enfermo)

c) “No seas tonto y no te hagas novia”
(Quédate con la madre…ella no te defraudará)

e) La pareja es para toda la vida
(Nadie se ha divorciado jamás, en nuestra familia todos somos muy católicos)

Los contratos emocionales nos atan con fuerza al pasado y fomentan las relaciones basadas en la dependencia emocional. Disolver estos contratos es abrir al fin la puerta a la libertad de amar con un nivel de consciencia superior.

Ejemplos de contratos libidinales:

Aquí están todas las inhibiciones creativas y sexuales

a) “El teatro-la pintura-la música, son una pérdida de tiempo”
(Es como decir que no debes dedicarte a cosas que no son de provecho…)

b) “Esta relación no te conviene”
(Podríamos preguntarnos: ¿a quién no le conviene en realidad?)

c) “Te casarás a los 25 años y a los 26 llegará la única hija”
Este podría ser un contrato inconsciente que se repite de generación en generación. Un proyecto que el árbol tiene para nosotros

d)”La mujer que expresa deseo sexual es una fulana”
(Si el sexo de la mujer es sólo un instrumento de procreación, se le prohíbe gozar con su energía libidinal y a la postre de la creación y de la vida).

La prohibición de la homosexualidad y de prácticas sexuales no existentes en el repertorio del árbol, también son contratos que al incumplirlos nos bloquean la libido o nos sentimos culpables y merecedores de castigos si “nos salimos del tiesto”.

Ejemplos de contratos materiales-corporales-económicos:

Las inhibiciones económicas. Es necesario que encontremos los elementos que permitan separarnos de la violencia, del miedo y de la culpabilidad…

a) “Eres idéntico a tu abuelo”
(Y con ello uno de los linajes toma posesión del hijo)

b) “No toques los botones que los romperás”
(Cuando no te dejan tocar nada es porque no tienes espacio)

c) “El dinero es el pecado”
(Si nos hacen creer que el dinero es sucio, nos generará mucha culpabilidad ganarlo)

d) “El que arriesga pierde”, “Más vale pájaro en mano que ciento volando”, “Más vale malo conocido que bueno por conocer…”

(Salir del territorio es una deslealtad imperdonable y tenemos un miedo ancestral a no volver a ser admitidos en el clan).

Todo esto insta a acomodarse con una pareja que ya no aporta nada, un trabajo insatisfactorio, una casa que no es un hogar y también a una ciudad, un banco, un grupo de amigos etc. Instalados en un territorio para siempre, porque nos han enseñado que arriesgarse es perderlo todo, en lugar de impulsarnos a seguir nuestros deseos como sabio camino de transformación.

Los contratos se cumplen por lealtad, pero también por temor a las consecuencias. Digamos que hay un miedo a ser castigados, a que se cumplan esas predicciones (maldiciones): “Si te divorcias, te mirarán mal”, “si te haces artista, vivirás en la pobreza”. Un acto psicomágico para sanar este tipo de miedo al incumplimiento a lo que los padres ordenaron, consistiría en realizar metafóricamente la predicción, escenificándola delante de ellos.

Alejandro Jodorowsky nos dice en una de sus diez recetas para ser feliz: “No hay alivio más grande que comenzar a ser lo que en realidad somos”. Desde la infancia nos imponen destinos ajenos. Es conveniente recordar que no estamos en el mundo para realizar los sueños de nuestros padres, sino los propiosScreenshot_20180227-204233

Taxi…!!!

Screenshot_20180207-123933Nadie más que nosotros mismo nos pertenecemos… ni hijos, ni padres, ni hermanos, ni amigos… nadie es de nuestra propiedad. Partiendo de esa base y haciendo un esfuerzo sobrehumano se aplican las leyes del desapego.

Te quiero, si. Te seguiré queriendo, probablemente de otra manera, quizá desde el agradecimiento por las cosas vividas y el tiempo compartido. Gracias. Pero si quieres irte, te dejo marchar. Las puertas de mi amor están siempre abiertas y son tanto para entrar como para salir, eso lo dejo a libre elección. También  conlleva un aprendizaje forzoso, saber separar el interés y el cariño o la lealtad y es un camino solitario, pero en la meta están los frutos de la comprensión.

Dejo marchar a quien decida irse, yo me quedo en el mismo lugar y con los mismos principios por si decide volver renovado después de aprender lo que sea necesario. Yo por mi parte también  me apuntaré la lección y me la grabaré a fuego. Aprender de todo es un privilegio de muchos que pocos saben apreciar.

Aquí les espero, o allí, no lo sé exactamente.

Todo pasa por algo…

Hoy es un día especial… Y me he topado con está foto del tatuaje de mi amiga Alicia. Unas de esas casualidades nada casuales que nos rodean.

Algunos sabréis a que me refiero.

Los cambios asustan, es algo innegable. Hoy es un día más de cambios en mi vida profesional actual, un día de evolución, de aprendizaje.

Lo que empezó como una mañana de miedo e incertidumbre, una vez procesado, se ha convertido en un momento para crecer y descubrir cosas nuevas.

Agradezco todo lo anterior, la experiencia y los conocimientos.

Una puerta se cierra, pero se abre una ventana con nuevas ideas que se han creado en la cabeza de quien menos podía sospechar, gracias Vanessa.

Ahora a evolucionar y a conseguir nuevos retos y metas, cuanto menos ambiciosos, para lograr el objetivo.

Escribir…

Porque todo pasa por algo, sí, pero lo siguiente será mejor.